Y el ganador en Resiliencia es…

Alguien olvidó avisarnos y la cámara se encendió.

Los neolíderes, seremos protagonistas  del estreno más novedoso e inédito que haya producido la industria del séptimo arte en toda su historia. El rol que debemos jugar en este “set” va a definir en gran parte nuestro futuro como individuos, equipo y organización. Algunos se catapultarán al estrellato y otros lamentablemente desaparecerán de escena, incapaces de adaptarse al nuevo estilo de demanda.

En los años 80, dos ignotos y jóvenes actores tuvieron su oportunidad y no la desaprovecharon. Bosom Buddies y Moonlighting catapultaron a la fama a Tom Hanks y Bruce Willis. De no existir ese humilde inicio, quizás Duro de Matar, Forrest Gump, Naúfrago, o Quisiera ser Grande, no hubieran resultado el éxito que fueron. En los 90, la misma situación se generó con That 70´s Show y Ashton Kutcher. En ambos casos, los protagonistas, lideraron una generación de Neo Actores, como en los 70 lo hicieron, Al Pacino y Robert de Niro con sus monumentales actuaciones en El Padrino, Taxi Driver o Scarface por nombrar algunas de sus superlativas puestas en escena.

Al igual que la oportunidad que la pantalla chica y el cine le presentó a estos actores, la vida nos desafía con este inimaginable libreto. Este es el momento de la verdad para nosotros, los neolíderes. Quienes demostremos el diferencial y superemos los desafíos, seguramente podremos enfrentar, más fácilmente, los nuevos libretos; reescribir incluso las historias, siendo nosotros los propios guionistas; nos adaptaremos a dirigir el género que nos propongan y desde ya, nos convertirnos en los productores de los éxitos, para los próximos estrenos.

En este film sin ensayo, todos somos potenciales candidatos al Oscar.

Autor: Daniel Feige – Curador de Contenidos PHR LATAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat